3, 2, 1… ¡¡Montehermoso!!

Ya está aquí. Ya es una realidad. Se llama Caserío Montehermoso y es un lugar donde se respira paz.

Estamos en el corazón de Valdegovía, al oeste de Álava. Un lugar auténtico donde aún se pueden ver sobre el suelo las huellas de la historia.

El pasado labrador de la zona sigue tiñendo los campos de color amarillo y verde. Además, vivimos protegidos por casas-torre y castillos roqueños, y sorprendemos a quienes nos visitan con nuestros palacios renacentistas, poblados de la Edad de Bronce, caminos romanos, cuevas eremíticas y necrópolis medievales.

Si las piedras callaran se quedarían para ellas la historia que no quedó escrita pero han decidido contarla.