Alojamiento con encanto cerca del Salto del Nervión

Foto de Eduardo Martínez (Flickr)

Somos el alojamiento con encanto más cercano al Salto del Nervión en la categoría de apartamentos rurales y estamos abiertos también en invierno, que es cuando más bonito se ve, ya que es cuando existen más probabilidades de ver la famosa «cola de caballo».

Nuestros alojamientos se encuentran a 9 kilómetros del Monte Santiago, un espacio que cuenta con una protección especial por el valor paisajístico y medioambiental que tiene. En su área norte y tras caminar junto a un hayedo que parece salido de un cuento, se asoman los impresionantes cortados de Sierra Salvada sobre el Valle de Orduña (Bizkaia).

La erosión diferencial de materiales de distinta naturaleza a lo largo de millones de años nos deja el paisaje que ahora podemos disfrutar. El río Nervión ha ido «comiendo» terreno a los farallones y formando un estrecho valle. Las precipitaciones están modelando este bloque de calizas del Cretácico para crear simas, galerías y ríos subterráneos, algunos de los cuales se abren al exterior por la pared vertical.

Con casi 300 metros de caída, el Salto del Nervión es un espectáculo natural, y una de las cascadas mas grandes y hermosas que se pueden contemplar en Europa occidental.

Los aficionados y expertos a la fotografía de naturaleza nos regalan imágenes como éstas, que se pueden encontrar en Flickr.

 

Autor: Manuel Fernández. Foto compartida en Flickr. Un prado de Délika en primer plano y al fondo, el Salto del Nervión.

 

 

Foto obtenida en Flickr. Autor: Sitoo. Imagen del Salto del Nervión desde el Cañón de Delika.

 

Autor: XeServices (Flikr). El Salto del Nervión en invierno.

Gujuli y Orduña

La fotógrafa y bloguera de viajes Rebeca Serna, autora de Viajeros 3.0, nos propone algunas rutas para disfrutar de este espacio y lo remata con una visita a la Cascada de Gujuli, que está situada a sólo 20 kilómetros, y que también merece una visita.

Como consejo personal -nada objetivo, lo sé, puesto que soy orduñesa- yo no me dejaría una visita a la ciudad de Orduña. Si queréis hacer turismo gastronómico, no puede faltar una parada en dos establecimientos que te dejarán un sabor único: la pastelería donde venden las inimitables «Mantecadas Badillo», en una esquina de la plaza de los Fueros, y en el otro lado, la Confitería Larrea.

Dos negocios que están ubicados frente a frente pero que lejos de hacerse la competencia, complementan una oferta gastronómica de muchísima calidad. Ya que conservan la forma de elaborar delicias reposteras de siglos anteriores.

En el caso de la Confitería Larrea, llama también la atención la belleza y elegancia del establecimiento en sí mismo, puesto que desde el escaparate se intuye la joya de local que esconde detrás de sus puertas, al conservar su esencia, la de una tienda del siglo XIX.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *